La cerámica: qué es, orígenes, características y cuál será su evolución.

La historia de la cerámica y su evolución.

Si la cerámica ha acompañado la historia de la humanidad desde tiempos de la Prehistoria, ciertamente hay un motivo. Material flexible y manejable, representa tanto la materia prima para crear innumerables objetos de diversa utilidad como una forma de expresión artística. Aunque la palabra cerámica deriva del griego keramos, su invención se remonta a tiempos aún más antiguos. Hace mucho tiempo, quizás por casualidad, los hombres notaron que tierra muy compacta, si se calentaba con fuego, se solidificaba. A partir de ese momento, el hombre ha trabajado mucho y ha comenzado a modelar las arcillas, experimentando con técnicas cada vez más avanzadas para obtener mejores resultados. Curiosamente, la cerámica se ha descubierto dos veces: en Mesopotamia, en Oriente Próximo y en China y, a pesar de que estos territorios son distantes tanto geográfica como culturalmente, el destino de los productos terminados era casi idéntico: recipientes para contener agua y alimentos construidos con perspectiva de funcionalidad. Desde estos lugares de origen se extendió posteriormente por todo el mundo.

Los primeros artefactos cerámicos aparecen en el Neolítico y están compuestos, principalmente, por herramientas utilizadas para cocinar. Con el advenimiento de las civilizaciones egipcia y china, se empezó a trabajar la cerámica para crear objetos decorativos.

Desde el modelado manual de la arcilla se ha pasado posteriormente a la producción de losas y piezas, gracias a la introducción del torno, una de las primeras herramientas que permitió un proceso más preciso. De esta forma, los artefactos articulados se difundieron en el mundo oriental, gracias también a los cilindros de calcita, que permitieron decorar las losas con motivos repetidos.

Una innovación más fue el esmaltado, es decir, la decoración con «esmaltes vítreos» del soporte de arcilla. Los primeros esmaltes se aplicaron alrededor del III y II milenio a.C. siempre en Oriente y, en particular, en Egipto. El esmaltado permitió transformar las losas de cerámica en verdaderos elementos de decoración que se colocaron en las paredes de las casas y se apreciaron por su luminosidad y por los colores vivos.

Gracias a la difusión del Islam la pieza cerámica llega a Europa, pasando por el norte de África y llegando a España, durante el dominio morisco. Las piezas de mayólica conquistaron el sur de Italia y se extendieron por toda la península, encontrando fortuna durante el Renacimiento. En particular, Toscana y Emilia Romagna fueron la cuna de la producción de mayólica para interiores.

De hecho, a partir del siglo XV, la cerámica se convirtió en el material de revestimiento más utilizado en los suelos y paredes de iglesias, palacios y oficinas públicas, que aún hoy conservan las decoraciones esmaltadas que reflejan en parte el estilo árabe y en parte el renacentista.

La historia de la cerámica pasa por tanto por nuestro país. Los más grandes maestros italianos como Donatello y los Della Robbia han aprendido técnicas de lugares lejanos y han tenido la capacidad de mejorarlas, enriquecerlas y completarlas con sus conocimientos, alcanzando un grado de perfección tan alto que nadie más pudo alcanzar jamás. Y es gracias a ellos que hoy en día las cerámicas made in Italy se consideran productos de gran valor y demandadas en todo el mundo.

¿Qué es la cerámica?

La palabra «cerámica», del griego «kéramos» que se traduce literalmente como «arte de trabajar la arcilla», tiene un doble significado. Por un lado indica un material inorgánico, no metálico, muy dúctil en su estado natural y rígido tras la fase de cocción. Por otro lado, identifica el propio producto obtenido con el material consolidado con los procesos de cocción.

Dependiendo de la calidad, de la elaboración y del esmaltado, se crean diferentes tipos de productos cerámicos:

Terracota, pasta porosa, de color rojo natural sin revestimiento

Faenza, pasta porosa, coloreada con revestimiento vítreo transparente u opaco

– Gres, pasta vítrea compacta

– Porcelana, pasta vítrea blanca compacta

– Loza, pasta porosa blanca, cubierta con una vetrina

– Terracota esmaltada o mayólica, pasta coloreada porosa con revestimiento vítreo opaco.

– Refractario, material poroso, blanco o coloreado, que resiste altas temperaturas sin sufrir cambios sustanciales.

– Productos cerámicos avanzados. Son muy puros, con composiciones particulares, resistentes al calor y al desgaste químico y con unas propiedades eléctricas excepcionales. Se utilizan en todos los sectores industriales y también en el campo médico.

Para obtener una descripción general del mundo de la cerámica y todos sus términos, consulte el glosario de la cerámica Sicer.

Características de la cerámica.

Características físico-químicas

  • Porosidad
  • Color (de rojizo a blanco)
  • Refractariedad
  • Capacidad para producir agua durante el secado.

Propiedades mecánicas

  • Dureza
  • Resistencia a la penetración
  • Resistencia a la abrasión

Propiedades tecnológicas

  • Plasticidad
  • Trabajabilidad
  • Propiedades antibacterianas
  • Propiedades anticontaminantes

Tipologías de cerámica en la actualidad.

La cerámica artesanal, a medida y única.

Las cerámicas artesanales son hechas a mano a partir de la fase de elaboración, que comienza con la elección del tipo de arcilla y de la técnica a utilizar para el modelado, hasta el final de la decoración.

Las cerámicas realizadas a mano suelen ser piezas únicas, difíciles de reproducir y exclusivas.

La cerámica industrial, el triunfo de la tecnología.

La cerámica industrial se define como «cerámica en serie» y se elabora, a diferencia de la cerámica artesanal, mediante procesos de fabricación automatizados.

La historia muestra cómo, a partir del 1700 en adelante, la producción comienza a tener una «doble naturaleza», es decir, artesanal e industrial. Las creaciones artesanales hechas a mano son realizadas por pequeños productores o tiendas, mientras que las grandes empresas se concentran cada vez más en producciones a gran escala.

A pesar de la estandarización de la producción, hoy las empresas cerámicas pueden defender la singularidad de sus productos gracias a los colorificios ceramicos. Estos últimos investigan y desarrollan aplicaciones de materiales que permitan enriquecer y diferenciar las superficies finales para tener siempre revestimientos y pavimentos únicos y exclusivos. Hoy se definen como socios porque aportan innovación constante y conocimientos tecnológicos para apoyar la producción y creación de productos únicos y sustancialmente perfectos.

NOVEDADES TECNOLÓGICAS DE LA CERÁMICA INDUSTRIAL

Si la cerámica artesanal, de difícil reproducción, puede presumir de características únicas, la cerámica industrial tiene de su lado la posibilidad de poseer características tecnológicas ganadoras. Hablamos de las propiedades anticontaminación y antibacterianas. La salud humana y el medio ambiente, en el campo de la cerámica, se consideran ahora más que nunca dos «temas candentes» y de suma importancia.

Actualmente, las empresas cerámicas pueden producir productos acabados con un impacto ambiental muy bajo gracias a las soluciones contra el problema de las emisiones nocivas al medio ambiente propuestas por sus partners.

También Sicer, que desde hace más de 25 años, opera en el campo de los revestimientos cerámicos, sea industriales o artísticos, gracias a la serie patentada .LE basada en eco-solventes, ha tomado parte en la lucha contra la contaminación ambiental.

La serie .LE está compuesta de tintas y colas digitales. Estos productos lubricados y respetuosos con el medio ambiente tienen un componente de ausencia de olor y una reducción de las emisiones nocivas en comparación con las mejores tintas ecológicas del mercado, al tiempo que garantizan un excelente rendimiento.

Si el interés de los productores de cerámica en los últimos años se ha movido hacia nuevos productos antibacterianos y antivirales para las superficies finales, con la pandemia de Covid19 que estalló en 2020, la atención se centra más que nunca en estas innovaciones.

Sicer también tiene en “proyecto” un producto antibacteriano y antiviral dedicado a salvaguardar la salud.

Por tanto, hoy podemos hablar de “cerámica antibacteriana”.

Evolución de la cerámica industrial, regreso al futuro.

La cerámica industrial se ha definido como tal desde el momento, como se ha descrito, la producción se ha vuelto automática, en serie y estandarizada.

Si, al menos al principio, esta era la tendencia, después de la segunda mitad del siglo XX las empresas cerámicas han decidido centrarse más que nunca en la personalización y la diferenciación de sus productos acabados, apoyados por todos los partners del sector, entre los cuales se encuentran los colorificios cerámicos.

Podemos creer que el deseo de las empresas era mantener su producción industrial tratando de remontarse a los orígenes o a las propiedades únicas y difíciles de reproducir de la cerámica artesanal.

En realidad, los productores de cerámica han hecho más: además de crear productos acabados personalizados y difíciles de reproducir, han logrado fusionar artesanía y tecnología, una combinación perfecta.

Hasta la fecha, un revestimiento o pavimento cerámico puede ser único y exclusivo y tener diferentes características tecnológicas, gracias a la investigación química y científica, que un producto cerámico artesanal no podría tener. ¡La evolución de la cerámica puede ser vista, más que nunca, como un verdadero regreso al futuro!