Tecnica e segreti della ceramica raku

Cerámica Raku: los secretos y las técnicas de la decoración cerámica

Cocción de la cerámica raku: la técnica que procede de Oriente

La cerámica raku, ligada a la tradición oriental del té, está conociendo una segunda vida en estos últimos años. Los objetos en cerámica raku son siempre los más deseados por todos aquellos que aman tener en casa elementos de diseño minimalista pero refinado.

El arte de la cerámica raku se basa en la filosofía zen, capaz de realzar la armonía de las pequeñas cosas, la belleza de la simplicidad y naturaleza de los objetos.

Ligada a la ceremonia del té, tan querida por el pueblo japonés, la cerámica raku nace en los inicios del siglo XVI.

El verdadero origen de esta técnica no se conoce, pero se piensa que su creación es debida a un ceramista de Kyoto que, con esta técnica, comenzó a fabricar cuencos en arcilla. La particular composición de este material requiere la construcción de un pequeño horno para la cerámica raku muy específico por tener una cocción rápida. Estos cuencos tuvieron un inesperado éxito, tanto que el ceramista, para conseguir servir todos los pedidos, comenzó a acortar los tiempos sacando sus productos aún calientes del horno, gracias a la ayuda de pinzas de hierro. Probablemente así se inició la técnica raku.

Elaboración de la cerámica raku

La particularidad de la elaboración de la cerámica raku consiste en un proceso de coción que tiene lugar en un específico horno a temperaturas comprendidas entre los 900 y los 1000 grados centígrados.

Para poder obtener objetos en cerámica raku es necesario utilizar una tipología de arcilla diferente de la empleada para las creaciones clásicas. Se usa generalmente aquella que es refractaria o semi refractaria.

A continuación, las etapas principales que ilustran cómo hacer la cerámica raku:  

  • Cocer el objeto entre 900 y 1000 grados, durante aproximadamente 3 horas
  • Extraer la pieza aún incandescente con la ayuda de largas pinzas de hierro
  • Depositar el objeto en un contenedor lleno de material fácilmente combustible (virutas de madera, hojas de periódico, serrín). El contacto de estos materiales con la cerámica incandescente provoca el encendido de una llama que quema todo el combustible presente en el contenedor
  • Sumergir la pieza en agua
  • Limpiar el objeto para eliminar los restos de la combustión que acaba de tener lugar

Esta técnica provoca transformaciones químicas y físicas del objeto. Ante todo una gran reducción (parcial o total) del volumen debida a la eliminación de las partículas de aire en su interior. El tipo de reducción obtenida se puede intuir por el color de la arcilla: la cerámica negra es debida a una reducción total mientras que, según la cantidad de oxígeno restante, el color variará hacia la escala de los grises.

Para elegir el tipo de reducción que se desea obtener es necesario tener en consideración diversos factores, como el combustible utilizado, el tiempo de quemado, la cobertura total o parcial del objeto.

La técnica raku hoy

La técnica de elaboración de la cerámica raku ha llegado al mundo occidental al inicio del 1900 gracias a Bernard Leach, un ceramista inglés que dedicó una decena de años de su vida en perfeccionar las técnicas de los maestros alfareros del Extremo Oriente.

La difusión y el éxito de la cerámica raku en Occidente tuvo su inicio aproximadamente hace cuarenta años, en particular en el mundo anglosajón (Gran Bretaña, Estados Unidos, Australia), siguiendo los dictámenes de la técnica de la reducción para tener objetos de diseño y de colores únicos e irrepetibles.

La técnica de base sigue siendo la misma, pero se utilizan nuevas tecnologías que permiten la “gestión” óptima de todo el proceso de elaboración.

Objetos realizables con la cerámica raku

Gracias a esta particular técnica, los objetos de diseño realizables siguiendo la elaboración de la cerámica raku pueden ser diversos y pertenecer a diversos ámbitos. Específicamente nos referimos a:

  • vasos y cuencos
  • objetos de diseño o de fantasía
  • estatuas
  • panneles
  • joyas y collares

Esmaltes per cerámica raku: Sicer protagonista de excelencia

Para colorear y decorar todos los objetos que se pueden obtener a través de la técnica raku, por lo general se utilizan esmaltes que se diferencian de los esmaltes industriales por su bajo punto de fusión, que oscila entre los 900 y los 1000 grados centígrados.

El esmalte Raku es, por excelencia, uno de los productos más antiguos en la historia de la cerámica y Sicer, siempre atenta, ya sea tanto a la tradición como a la innovación, entre sus propios productos ofrece una serie de esmaltes raku con superfícies metálicas brillantes o satinadas que permiten conseguir efectos envejecidos únicos y excepcionales.

Todo nace del deseo y de la curiosidad de transferir a la pieza cerámica efectos y superfícies de la antigua cerámica Raku desde siempre presente en nuestras casas con objetos de diseño de colores únicos e irrepetibles.

La tecnología moderna nos permite hoy aplicar este esmalte especial sobre superficies planas o con relieves, directamente sobre bizcoho o sobre un vidriado mediante el uso de aerógrafos o de las tradicionales serigrafías a pantalla.

El efecto decorativo obtenido con reflejos metálicos y craquelados, convierten la técnica raku en algo extremadamente original, distorsionando el método clásico.

Aún así, el máximo esplendor se consigue trabajando el esmalte raku junto a vetrosas reactivas de “antigua generación” (como las series reactivas y las series craquelés) o bien con vetrosas de última generación como las series Murrine-Shadow e Vulcano-Titanium, que se pueden aplicar bien en húmedo o en seco.

Estas combinaciones de materia dan origen a superfícies particulares, siempre muy exclusivas, y matéricas, únicas en su género.

A continuación algunos ejemplos que muestran el resultado final después de la aplicación de los esmaltes raku de Sicer:

  • Sobre bizcocho prensado, un esmaltado de esmalte raku en tonos cálidos y fríos con enriquecimiento matérico, gracias a la aplicación a seco de vetrosa reactiva de la serie Shadow.
  • Un mix de vetrosas reactivas (murrina, shadow, craquelé) aplicadas a seco sobre base de esmalte raku aplicada en serigrafía. Combinaciones matéricas entre productos tradicionales y de nueva generación.

I colores para la cerámica raku

El DBU, Decoration Business Unit, de Sicer ha creado particulares tonalidades adaptadas para la cerámica del tercer fuego, además de una base especial para Raku. Esta última permite obtener un mejor resultado en términos de desarrollo y resultado del color.

Los colores disponibles para la cerámica raku son:

  • Raku acero claro
  • Raku bronce
  • Raku platino
  • Raku acero
  • Raku azul
  • Raku oro
  • Raku oro limón
  • Raku oro limón mate
  • Raku estaño
  • Raku latón

Como partner principal de la industria cerámica, Sicer, que da importancia al arte italiano moderno, ha querido incorporar esmaltes dedicados única y exclusivamente a la técnica cerámica raku para tener una completa oferta y dar un soporte decisivo a los propios clientes. Esta tipología de elaboración (de nicho, pero específica) con el uso de esmaltes adecuados permite, de hecho, la creación de objetos particulares, únicos y exclusivos.

El importante retorno al color en los últimos tiempos ha empujado a Sicer a querer interpretar y proponer el esmalte raku como acabado metálico junto a bases serigráficas coloreadas, dando así un verdadero y propio valor añadido a aquéllo que desde hace años había sido sustituído por la impresión digital.

Sobre ello se puede concluir la impresión de tinta digital sobre esmalte raku permite obtener sombreados y efectos tridimensionales dificilmente reproducibles con otros tipos de esmalte, haciendo que esta técnica sea verdaderamente única.